“Pero llega la hora , y ya estamos en ella, en que los verdaderos adoradores, adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Entonces serán verdaderos adoradores del Padre, tal como él mismo los quiere. Dios es espíritu, y los que lo adoran deben adorarlo en espíritu y en verdad.” Juan4, 23-24

En esto hay varios peligros.  Uno es casi imposible de discernir lo que otros realmente piensan de ti. Además, la opinión que pudieran tener de ti es variable dependiendo del punto de vista espiritual, emocional y físico  del que emite su opinión. Pero el mayor problema  en dejar que otros te definan es que da lugar a la idolatría. Tu preocupación por agradar a los demás puede afectar tu deseo de agradarme a mí, tu Creador.
Es mucho más real que te veas a través de mis ojos. Mi mirada sobre ti es constante y segura, no manchada por el pecado. A través de mis ojos  te puedes ver como alguien que es amado profunda y eternamente. Descansa en mi mirada amorosa y recibirás  una paz profunda. Responde a mi Presencia de especial afecto adorándome en forma verdadera.
Pero sin la fe es imposible agradarle, pues nadie se acerca a Dios si antes no cree que existe y que recompensa a los que lo buscan.”
Hebreos 11:6

 

Sobre el autor

Deja un comentario

*

captcha *