Al comenzar la Misa en la Casa Santa Marta de este sábado 21 de marzo, el Papa Francisco rezó por las familias que no pueden salir de casa, debido a la emergencia sanitaria del coronavirus COVID-19, para que sepan construir relaciones de amor con creatividad.

Hoy quisiera recordar a las familias que no pueden salir de casa, quizá el único horizonte que tienen es el balcón -allí dentro la familia con los niños, los jóvenes, los padres- para que sepan encontrar el modo de comunicarse bien, de construir relaciones de amor en la familia, para que sepan vencer las angustias de este tiempo, juntos, en familia”, pidió el Papa.

En esta línea, el Santo Padre invitó: “pidamos por la paz en las familias hoy, en esta crisis, y por la creatividad”.

Además, durante su homilía el Papa Francisco señaló que “el Señor nos enseña a rezar” en los Evangelios y destacó la importancia de “rezar con el alma desnuda, sin maquillaje, sin travestirse con las propias virtudes

Al referirse a una imagen del himno litúrgico de la fiesta de San Juan Bautista que dice: “el pueblo se acercaba al Jordán para recibir el Bautismo, desnudos del alma y de los pies”, el Papa dijo que “en este caso, el Señor nos enseña cómo rezar, cómo acercarnos, cómo debemos acercarnos al Señor, con humildad”.

El Señor “perdona todos los pecados, pero necesita que le hagamos ver los pecados con humildad”, destacó.

“Rezar así, desnudos, con el corazón desnudo, sin cubrirse, sin tener confianza ni siquiera en la forma en que aprendí a rezar. Rezar tú y yo, cara a cara, el alma desnuda, esto es lo que el Señor nos enseña”.

Que el Señor nos enseñe a entender esto, esta actitud para comenzar la oración. Cuando comenzamos la oración con nuestras justificaciones, con nuestras seguridades, no será oración, será hablar con el espejo. En cambio, cuando comenzamos la oración con la verdadera realidad -soy pecador, soy pecadora- es un buen paso hacia adelante para dejarse mirar por el Señor. Que Jesús nos enseñe esto a nosotros”, animó el Papa en su homilía.

Antes de concluir la Misa, el Papa Francisco recitó la oración de la “comunión espiritual”, tras rezar unos minutos en silencio delante de la Eucaristía expuesta en la custodia, impartió la bendición con el Santísimo Sacramento.

Sobre el autor

Deja un comentario

*

1 × cuatro =

captcha *