Jesús le dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” Juan 14,6

Cuando las cosas no salen como tú quisieras, acepta la situación de inmediato. Si dejas que esos pensamientos te mortifiquen corres el riesgo de que provoquen resentimiento en ti. Recuerda que Yo soy soberano sobre toda circunstancia y humíllate bajo mi mano poderosa. Alégrate en lo que estoy haciendo en tu vida aun cuando esté más allá de lo que puedes entender.

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. En mí, tú tienes todo lo que necesitas tanto para esta vida como para la que viene. No permitas que el impacto del mundo destruya tu pensamiento o te haga dejar de mirarme a mí. El mayor desafío es mantener tus ojos puestos en mí sin importar lo que ocurra a tu alrededor. Cuando yo soy el centro de tus pensamientos entonces estás en capacidad de ver las circunstancias desde mi perspectiva.

Sobre el autor

Deja un comentario

*

captcha *