“Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,  y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado a ustedes. Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la historia”. Mateo 28:20

Mientras vas paso a paso, a lo largo de este día, mi Presencia contigo es tanto una promesa como una protección. Mis palabras finales, justo antes de ascender al cielo fueron: Estaré con ustedes siempre. Esa promesa fue para todos mis seguidores , sin excepción.

La promesa de mi Presencia es una protección poderosa. Mientras vas por la vida encontrarás numerosos escollos. Muchas voces reclamarán  tu atención, tratando de secducirte para que vayas tras ellas. A pocos pasos fuera de tu camino hay trampas de auto-compasión y desesperación, mesetas de orgullo y terquedad. Si dejas de mirarme a mí y te decides a entrar por esos otros caminos estarás en serio peligro. Incluso los amigos bien intencionados pueden hacer que te extravíes si dejas que usurpen mi lugar en tu vida. La forma de permanecer en el camino de vida es mantener tu mirada en mí. estar consciente de mi Presencia es tu mejor protección.

 

Sobre el autor

Deja un comentario

*

captcha *