Nadie se salva a sí mismo. Necesitamos del poder de Dios. El P. Francisco en la homilía de ayer viernes en la Casa de Sta. Marta, señaló que llevamos un tesoro en vasijas de barro. Nos exhorta pues a tomar conciencia de nuestra debilidad, de nuestra fragilidad y necesidad de ser curados. Sufrimos tribulación y estamos consternados, somos perseguidos y tendemos a ser vulnerables como el barro. A veces tratamos de desimular y maquillar esta realidad y caemos en las simulaciones vergonzosas. Esos sofismas nos llevan por el camino de la soberbia y a buscar la plenitud en nosotros mismos. El verdadero poder esta en Dios que nos salva.
El Papa Francisco ejemplariza el misterio del barro y el tesoro con el Sacramento de la Confesión. Al decir nuestros pecados como si fueran una lista de precios del mercado intentando solo blanquear el barro. Si solo aceptaramos nuestra verguenza, este gesto ensancha el corazón y da paso al poder de Dios, a su fuerza a su majestad y nos abre el cielo para recibir su bendición y posibilidad de ser felices.Es así como recibimos con la alegría , la salvación del Señor y el verdadero tesoro!

 

Sobre el autor

Deja un comentario

*

captcha *