Lecturas para el 14 de Noviembre del 2017

San Nicolás Tavelic, OFM, Presbítero, y Compañeros, Mártires (Memoria)

14 de noviembre de 2017

Santos:

Lecturas del día:

Primera opción


    • Primera lectura

      Sabiduría 2:23–3:9
      23 Porque Dios creó al hombre para la incorruptibilidad, le hizo imagen de su misma naturaleza;
      24 mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan los que le pertenecen.
      1 En cambio, las almas de los justos están en las manos de Dios y no les alcanzará tormento alguno.
      2 A los ojos de los insensatos pareció que habían muerto; se tuvo por quebranto su salida,
      3 y su partida de entre nosotros por completa destrucción; pero ellos están en la paz.
      4 Aunque, a juicio de los hombres, hayan sufrido castigos, su esperanza estaba llena de inmortalidad;
      5 por una corta corrección recibirán largos beneficios. pues Dios los sometió a prueba y los halló dignos de sí;
      6 como oro en el crisol los probó y como holocausto los aceptó.
      7 El día de su visita resplandecerán, y como chispas en rastrojo correrán.
      8 Juzgarán a las naciones y dominarán a los pueblos y sobre ellos el Señor reinará eternamente.
      9 Los que en él confían entenderán la verdad y los que son fieles permanecerán junto a él en el amor, porque la gracia y la misericordia son para sus santos y su visita para sus elegidos.


    • Salmo responsorial

      Salmo 34:2-3, 16-19
      2 Bendeciré a Yahveh en todo tiempo, sin cesar en mi boca su alabanza;
      3 en Yahveh mi alma se gloría, ¡óiganlo los humildes y se alegren!
      16 Los ojos de Yahveh sobre los justos, y sus oídos hacia su clamor,
      17 el rostro de Yahveh contra los malhechores, para raer de la tierra su memoria.
      18 Cuando gritan aquéllos, Yahveh oye, y los libra de todas sus angustias;
      19 Yahveh está cerca de los que tienen roto el corazón. él salva a los espíritus hundidos.


    • Evangelio

      Lucas 17:7-10
      7 «¿Quién de vosotros tiene un siervo arando o pastoreando y, cuando regresa del campo, le dice: “Pasa al momento y ponte a la mesa?”
      8 ¿No le dirá más bien: “Prepárame algo para cenar, y cíñete para servirme hasta que haya comido y bebido, y después comerás y beberás tú?”
      9 ¿Acaso tiene que agradecer al siervo porque hizo lo que le fue mandado?
      10 De igual modo vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado, decid: Somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer.»

Segunda opción


  • Primera lectura

    Romanos 8:31-39
    31 Ante esto ¿qué diremos? Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros?
    32 El que no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará con él graciosamente todas las cosas?
    33 ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es quien justifica.
    34 ¿Quién condenará? ¿Acaso Cristo Jesús, el que murió; más aún el que resucitó, el que está a la diestra de Dios, y que intercede por nosotros?
    35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?,
    36 como dice la Escritura: Por tu causa somos muertos todo el día; tratados como ovejas destinadas al matadero.
    37 Pero en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó.
    38 Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades
    39 ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro.


  • Salmo responsorial

    Salmo 31:3-4, 6-8, 17, 21
    3 tiende hacia mí tu oído, date prisa! Sé para mí una roca de refugio, alcázar fuerte que me salve;
    4 pues mi roca eres tú, mi fortaleza, y, por tu nombre, me guías y diriges.
    6 en tus manos mi espíritu encomiendo, tú, Yahveh, me rescatas. Dios de verdad,
    7 tú detestas a los que veneran vanos ídolos; mas yo en Yahveh confío:
    8 ¡exulte yo y en tu amor me regocije! Tú que has visto mi miseria, y has conocido las angustias de mi alma,
    17 haz que alumbre a tu siervo tu semblante, ¡sálvame, por tu amor!
    21 Tú los escondes en el secreto de tu rostro, lejos de las intrigas de los hombres; bajo techo los pones a cubierto de la querella de las lenguas.


  • Evangelio

    Mateo 10:28-33
    28 «Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna.
    29 ¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre.
    30 En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados.
    31 No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos.
    32 «Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos;
    33 pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos.

Sobre el autor

Deja un comentario

*

captcha *