confesion con CristoDESESPERADO

Señor, escucha; Señor, perdona; Señor, atiende. Obra, Dios mío, no tardes más, por amor de ti mismo, ya que tu Nombre ha sido invocado sobre tu ciudad y tu pueblo. Daniel 9 :19.
“Señor, a ti clamo; no te hagas el sordo, Roca mía; porque si tú no me oyes, seré semejante a los que bajan al sepulcro. Oye la voz de mi corazón cuando a ti grito, cuando elevo mis manos, oh Señor, hacia tu Templo santo. Salmo 28: 1-2.
A ti, Señor, me acojo, no quede yo nunca defraudado; tu que eres justo, ponme a salvo. Inclina a mí tu oído, date prisa en librarme. Sé para mí una roca de refugio, la muralla que me salve. Salmo 31: 2-3.
Señor ten compasión de mí, pues estoy entre angustias; mis ojos, mi alma y mi cuerpo languidecen de tristeza.Salmo 31: 10.
¡Cuando te llamo a ti, tu me respondes, oh mi Dios Salvador ! Tu, que me has sostenido en mis angustias, de mí ten compasión y escucha mi oración. Salmo 4: 2.

Mírame y ten lástima, porque soy pobre y desvalido. Alivia las angustias de mi alma y líbrame de mis penas. Contempla mi miseria y mi trabajo y perdóname mis pecados. Salmo 25: 16-18.
Cuando claman a él, los escucha y los libra de sus angustias. El Señor está cerca de las almas que sienten aflicción y salva a los de espíritu abatido. Salmo 34:19.
Nos vienen pruebas de todo clase, pero no nos desanimamos. Andamos con graves preocupaciones, pero no desesperados; perseguidos pero no abandonados; derribados, pero no aplastados. 2 Corintios 4:8-9.

En mi angustia clamé a Yavé, invoqué a mi Dios, desde su templo oyó mi voz, y mi clamor llegó a sus oídos.2 Samuel 22: 7.
Pero los que esperan en Yavé sentirán que se les renuevan sus fuerzas, y que les crecen alas como de águilas. Correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse. Isaías 40:31.
No tendrás que temer desgracia alguna, pues contigo está Yavé, rey de Israel. Sofonías 3: 15b.

Me siento seguro y no tengo más miedo, pues Yavé es mi fuerza y mi canción,él es mi salvación.Isaías 12:2.

Clamemos a Dios. Si él quiere, se acordará de su Alianza y derrotará hoy mismo ese ejército delante de nosotros. Y todas las naciones reconocerán que Alguien libera y salva a Israel. 1 Macabeos 4 :10-11.
Sí, pueblo de Sión, que vives en Jerusalén, ya no llorarás más. El se compadecerá de ti, al sentir tus lamentos; lo llamarás y te atenderá. Isaías 30: 19.
Después que el Señor les haya dado el pan del sufrimiento y el agua de la aflicción, Él, que es su educador, ya no se ocultará más y ustedes verán al que les enseña. Tus oídos sentirán sus palabras resonar detrás de ti : “Este es el camino que debes seguir”, ya sea que vayan por la derecha o por la izquierda. Isaías 30: 20-21.
Pues sus proyectos no son los míos y mis caminos no son los mismos de ustedes, dice Yavé. Así como el cielo está muy alto por encima de la tierra, así también mis caminos se elevan por encima de sus caminos, y mis proyectos son muy superiores a los de ustedes.Isaías 55: 8-9.
Pero yo miraré al Señor, esperando de Dios mi salvación, pues él me atenderá. Miqueas 7:7.
También sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman. Romanos 8:28.
Si Dios está con nosotros, quién estará contra nosotros? Romanos 8:31b.