ANGUSTIADO

jesus en la angustia«¡Cuando te llamo a ti, tú me respondes, oh mi Dios salvador! Tú, que me has sostenido en mis angustias, de mí ten compasión y escucha mi oración. » Salmo 4:2.
«Al Señor, en mi angustia, recurrí, me respondió sacándome de apuros. Si yo tengo al Señor, no tengo miedo: ¿Qué podrá hacerme el hombre?» Salmo 118: 5-6.
«Señor, escucha mi plegaria, y que mi clamor llegue a tu presencia. No apartes tu rostro de mí; en el tiempo de mi angustia préstame atención; escúchame en el día que te invoco.»Salmo 102: 2-3.
«Me apretaron los lazos de la muerte, las redes del sepulcro; me ahogaban la angustia y el fastidio, pero invoqué al Señor: «!Salva, oh Señor mi vida!» El Señor es muy justo y compasivo, nuestro Dios está lleno de ternura; defiende a los pequeños el Señor, estaba yo sin fuerza y me salvó. Salmo 116: 3-6.

«Mírame y ten lástima, porque soy pobre y desvalido. Alivia las angustias de mi alma y líbrame de mis penas. Contempla mi miseria y mi trabajo y perdóname mis pecados.Salmo 25: 16-18.
«Señor ten compasión de mí, pues estoy entre angustias: mis ojos, mi alma y mi cuerpo languidecen de tristeza.» Salmo 31: 10.
«Señor, escucha mi oración, presta oído al clamor con que te ruego. A ti clamo en el día de mi pena, tú me respondes.» Salmo 86: 6-7.
«No temas, pues yo estoy contigo, no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios, yo te doy fuerzas, yo soy tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te sostendré.»Isaías 41:10.
«Pero los que esperan en Yavé sentirán que se les renuevan sus fuerzas, y que les crecen alas como de águilas. Correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse».Isaías 40:31.
«En mi angustia clamé a Yavé, invoqué a mi Dios, desde su templo oyó mi voz, y mi clamor llegó a sus oídos.» 2 Samuel 22: 7.
«El Señor está cerca de las almas que sienten aflicción y salva a los de espíritu abatido.» Salmo 34:19.
«El oprimido encuentra su refugio en el Señor; él es su fortaleza cuando lo rodea la angustia.»Salmo 9:10.