WASHINGTON DC , 06 Nov. 17 / 01:03 pm (ACI).- En los últimos días algunos medios han informado que el Papa Francisco estaría pensando abrir el debate sobre si los hombres casados podrían ser ordenados sacerdotes, en el marco del Sínodo de Obispos de 2019 que se centrará en la Iglesia en la cuenca del Amazonas.

Según el periódico italiano Il Messaggero, estos comentarios se dieron en respuesta a una pregunta que hizo el Cardenal Claudio Hummes, Presidente de la Comisión Episcopal para la Región Pan Amazónica del Episcopado Brasileño.

Los comentarios fueron interpretados por los medios de comunicación como si el Santo Padre estuviese considerando abrir la puerta para que se casen los sacerdotes de toda la Iglesia Católica.

Esto, pese a que la respuesta del Papa al Cardenal Hummes se refería específicamente a si los “viri probati” u “hombres probados” (casados) podían ser ordenados. Tales hombres, que han demostrado virtud y prudencia, son considerados por algunos como una posible solución a la escasez de vocaciones sacerdotales en Brasil.

El Dr. Kurt Martens, especialista en derecho canónico y profesor de la Universidad Católica de América, dijo que no hay ninguna razón para pensar que los comentarios del Papa signifiquen que está abriendo la puerta del sacerdocio casado para toda la Iglesia.

“Incluso si el sínodo recomendara o pidiera la ordenación de viri probati en el área Pan-Amazónica, es importante tener en cuenta que el Papa aún tendría que aceptar la solicitud y convertirla en ley, y lo más probable es que sea limitada a esa área”, dijo Martens a CNA -agencia en inglés del Grupo ACI- en comentarios por correo electrónico.

“Así que no estamos hablando de cambiar la ley sobre el celibato para toda la Iglesia: sería la ordenación de viri probati solo para esa región”, agregó.

En la región amazónica hay un sacerdote por cada 10 mil católicos, cerca de tres veces la proporción mundial de católicos por sacerdotes en todo el mundo.

En anteriores entrevistas, el Papa ya se ha pronunciado sobre la posibilidad del sacerdocio casado.

A principios de año, el Papa Francisco respondió una pregunta sobre la escasez de sacerdotes en una entrevista publicada el 8 de marzo en el semanario alemán Die Zeit. El Pontífice ofreció una variedad de posibles soluciones a la escasez de sacerdotes, pero no mencionó el sacerdocio casado hasta que se le preguntó específicamente por este.

En respuesta, el Papa habló sobre la posibilidad de ordenar a los “viri probati”, especialmente en áreas “donde se necesitan sacerdotes. Pero el celibato opcional no es la solución“, aclaró.

El sacerdocio célibe ha sido durante mucho tiempo una tradición de la Iglesia Católica Romana, con excepciones hechas solo para ministros casados ??de otras denominaciones que se convirtieron al catolicismo.

En los inicios de la Iglesia los obispos fueron seleccionados de entre los sacerdotes célibes, una tradición que se mantenía antes del celibato obligatorio. A medida que la “cultura del celibato” se fue estableciendo, se convirtió cada vez más en la norma en la Iglesia.

Así, en el siglo XI San Gregorio VII emitió un decreto que exigía que todos los sacerdotes fueran célibes y pidió a sus obispos que lo hicieran cumplir.

El celibato ha sido la norma desde el Rito Latino, con excepciones especiales para algunos pastores anglicanos y otros pastores protestantes que se convierten al catolicismo.

El P. Gary Selin es sacerdote y profesor en el Seminario St. John Vianney en Denver (Estados Unidos) y el año pasado publicó su investigación sobre el tema “Celibato Sacerdotal: Fundamentos Teológicos”.

A principios de 2017 el P. Selin dijo a CNA que, si bien el debate sobre los sacerdotes casados se centra en lo pragmático, por lo general ignora las razones teológicas ricas que hay detrás del sacerdocio célibe.

El mismo Jesucristo nunca se casó, y hay algo sobre la imitación de la vida de nuestro Señor en su totalidad que es muy atractivo”, dijo en ese momento.

“Curiosamente, Jesús nunca es mencionado como una razón para el celibato. La próxima vez que lea sobre el celibato, intente ver si mencionan a nuestro Señor; muchas veces Él se queda fuera de la imagen”, recomendó.

Por su parte, Benedicto XVI también dijo una vez a los sacerdotes que el celibato agita al mundo porque es una señal del Reino que está por venir.

“Es cierto que para el mundo agnóstico, el mundo en el que Dios no entra, el celibato es un gran escándalo, porque muestra exactamente que Dios es considerado y experimentado como realidad. Con la dimensión escatológica del celibato, el mundo futuro de Dios entra en la realidad de nuestro tiempo. ¿Y debería desaparecer esto?”, preguntó Benedicto XVI en 2010.

En ese sentido, el P. Selin recordó que Cristo mismo dijo que nadie se casaría o se daría en matrimonio en el cielo, y por lo tanto el celibato es un signo de la visión beatífica.

“La vida matrimonial pasará cuando contemplemos a Dios cara a cara y todos seamos parte de la Iglesia nupcial”, dijo el sacerdote. Selin dijo. “El célibe es más que un símbolo directo de eso”, afirmó.

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en CNA

Sobre el autor

Deja un comentario

*

captcha *